¿Quién es David Orr?

david-orr

Ha desarrollado su carrera como académico, profesor, escritor, orador y activista en campos tan diversos como el medio ambiente, política, educación ambiental, campus sustentable, construcción verde, diseño ecológico, y el cambio climático . Es autor de siete libros y co-editor de otros tres. Ha participado en diversas organizaciones ambientales, entre estas: Rocky Mountain Institute y World Watch Institute. Ha dado cientos de charlas y clases en Universidades de Estados Unidos, Europa y Asia.

Ha sido galardonado con un premio Bioneers en 2002, el Premio Nacional de Conservación de Logro por la Federación Nacional de Vida Silvestre en 1993 (EEUU), el Premio Lyndhurst en 1992 otorgado por la Fundación Lyndhurst y el Premio de la caja de Benton de la Universidad de Clemson por su trabajo en la Educación Ambiental (1995)

Su primer libro, Alfabetización ecológica (1991), fue descrito como un “verdadero clásico” por Garrett Hardin. Su segundo libro, la Tierra en Mente (1994), es alabado por personas tan diversas como el biólogo E. O. Wilson y el escritor, poeta y agricultor, Wendell Berry. Ambos libros han sido ampliamente leídos y utilizados como referencia en cientos de colegios y universidades. A estos se suman publicaciones posteriores: La naturaleza del diseño (2002), La esperanza es un imperativo (2010), y su último libro Al final del camino (Enfrentando el colapso climático, 2012), que entrega un nítido diagnóstico de nuestra situación actual con respecto al fenómeno del cambio climático.

En 1987 organizó estudios sobre energía y agua en distintos campus de Estados Unidos y se le considera como uno de los primeros precursores del movimiento de campus sustentable. En 1989 organizó la primera conferencia sobre los efectos de la industria financiera en el cambio climático, siendo una de las primeras voces que abogan por la desinversión en mercados de combustibles fósiles.

En 1996 organizó los esfuerzos por diseñar el primer edificio verde en un campus universitario de Estados Unidos. El centro Adam Joseph Lewis, fue calificado más tarde por el departamento de energía del gobierno de Estados Unidos, como “Uno de los treinta edificios más importantes del siglo XX”, y por el New York Times como el más interesante de la generación de edificios construidos en la época. El edificio purifica toda su agua residual y obtiene toda su energía del sol, pero lo más importante del edificio es que se convirtió en un laboratorio vivo de sustentabilidad donde se han entrenado algunos de los profesionales más influyentes y destacados en materia de problemas ambientales.

———————————————————————————————————————————————————————-



btn7
btn6
btn8

CompartirEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn